UN PATRIMONIO SINGULAR

El nuestro es un patrimonio singular, conservamos un patrimonio industrial formado por la maquinaria de la fábrica de harinas de finales del s. XIX, y conservamos también patrimonio natural, el “Rec del Molí”, un canal de agua de origen medieval.
 
El edificio, junto con el canal, fue adquirido en 1995 por el Ayuntamiento de la villa condal de Castelló d’Empúries para convertirlo en un ecomuseo.
 
Desde el 1997 es uno de los museos del Sistema del Museo de la Ciencia y la Técnica de Cataluña, una agrupación de museos que, por todo el territorio, explica la industrialización en Cataluña como uno de los eventos históricos más importantes de nuestro país. 

La Farinera

En la Farinera se conserva y se difunde el patrimonio industrial harinero de la villa, testimonio de una actividad que se desarrolla en el municipio desde la época medieval.
 
La visita al Ecomuseu-Farinera de Castelló d’Empúries supone un recorrido por la Farinera,  ejemplo de fábrica de harina por medio del sistema austrohúngaro, aparecido en Budapest el año 1837 y extendido rápidamente por Europa, ya que representaba grandes ventajas en comparación con la molienda tradicional.
 
En Castelló d’Empúries, el antiguo molino harinero fue transformado en harinera a finales del s. XIX, una harinera que abrió sus puertas como museo en 1998. 

El Rec del Molí

Desde la esclusa de Vilanova de la Muga hasta la Farinera, el “Rec del Molí” recorre unos 5 km. A lo largo de dicho recorrido, el canal bordea huertos, campos, cercados, ... en un paisaje cambiante y sorprendente, que se convierte en excepcional cuando el canal bordea Castelló d’Empúries y utiliza el antiguo foso de la muralla medieval para conducir el agua hasta la balsa de la Farinera. 

Usos del Rec del Molí

Al largo de su recorrido, el canal cumple con los usos tradicionales y otros novedosos, que las necesidades del hombre le han ido aplicando.

El agua del “Rec del Molí”, en gran parte de su tramo, se utiliza para regar los campos y huertos que bordean el propio canal. Ello se consigue gracias a la utilización de unas pequeñas construcciones dotadas de compuertas, conocidas popularmente como boixes.

Al llegar a la Farinera, el salto de agua existente posibilita que la turbina Francis, de 1905, instalada por la casa Planas i Flaquer de Girona, genere la energía mecánica suficiente para hacer funcionar toda la fábrica.

Esta turbina, además, proporcionó la energía del primer alumbrado público de nuestra villa,  uso que el Ecomuseu-Farinera desea recuperar.

Al salir de la Farinera, el agua es bombeada y conducida hacia una planta potabilizadora donde es transformada en agua apta para el consumo humano.

El lavadero público, atractivo patrimonial de la villa, se llena también con el agua del “Rec del Molí”.

En otros tiempos, las aguas del “Rec del Molí” también abastecían un abrevadero y el matadero municipal, actualmente en desuso.

Finalmente, las aguas del canal son conducidas hacia las lagunas de Vilahut, incluidas en la Reserva Integral I del Parque Natural de los Aiguamolls de l’Empordà.

Itinerarios por el Rec del Molí

Por los valores paisajísticos y educativos del “Rec del Molí” está previsto desarrollar un itinerario que permita conocer de primera mano cómo el hombre ha hecho uso de los recursos que le ha proporcionado la naturaleza, sin dañarlos, y el paisaje resultante de su explotación.
 
En la actualidad, existe la posibilidad de bordear el Rec en su tramo desde la Farinera hasta el puente de la Mercè, lugar donde el canal se convierte en un elemento paisajístico singular, ya que utiliza como canal el antiguo foso de la muralla medieval.